Alivio desde el sector financiero para las pymes petroleras en medio del parate en Vaca Muerta

BANER-ARRIBA-NOTA
Fly_728x90
GUIA_728X90

Con los cambios en las tasas de financiamiento de la banca pública y la privada, mejoró el acceso al crédito para las empresas del sector.

Mientras varios proyectos en la zona del yacimiento de Vaca Muerta continúan frenados y el sector no tiene fecha para retomar la actividad, finalmente llegó un alivio para las Pymes petroleras.

Las pequeñas y medianas empresas vienen mirando con desconfianza las últimas adjudicaciones de contratos de las operadoras de la Cuenca Neuquina donde, un cambio de paradigma, que da lugar a firmas integrales, las margina ante lo que antes eran sus fuentes de ingresos.

Sin embargo, en las últimas semanas comenzaron a aparecer algunas luces de alivio, principalmente, desde el sector financiero.

Juan Pablo Morgentaler, responsable financiero del Centro Pyme Adeneu, dijo que el año comenzó con buenas señales para el sector. Las noticias tienen un doble impacto porque es la época del año en la que se comienzan a definir muchos de los contratos que se extenderán los próximos meses.

Centralmente lo que cambió fueron las tasas de financiamiento tanto desde la banca pública como la privada. Eso mejoró el acceso al crédito, sobre todo de corto plazo, e impactó en los mercados de capitales.

«Desde mediados de 2018 en adelante todo fue muy complejo porque el financiamiento era carísimo con tasas entre 60 y 80 puntos. Desde enero el BCRA (Banco Central de la República Argentina) flexibilizó los encajes a los bancos privados con la condición de que presten dinero a las pymes por debajo de los 40 puntos de tasa de interés«, explicó el especialista.

«La eficiencia financiera puede hacer ganar o perder un contrato. Es algo que las operadoras miran al momento de evaluar las opciones«, añadió.

Esto generó un efecto derrame que se apuntaló con una oferta muy agresiva desde los bancos públicos. Las tasas quedaron entre 30 y 50 puntos que se traducen en créditos blandos y que permiten, centralmente, apuntalar el capital de trabajo de las pymes petroleras, un apalancamiento clave para su funcionamiento.

El impacto también llegó a las herramientas financieras del mercado de capitales donde se consiguen tasas del 28% anual para el cambio de cheques propios y de terceros. «En épocas de bonanza las empresas pueden darse el lujo de no ser eficientes financieramente, pero en momentos como el que vivimos ahora es inaceptable«, explicó Morgentaler.

Desde el Centro Pyme continúan con el asesoramiento a las empresas neuquinas vinculadas a los hidrocarburos. En toda la provincia son 800 unidades económicas de las que ya visitaron 55 firmas con facturaciones de entre 60 y 700 millones anuales.

Uno de los puntos que aseguró se puede corregir inmediatamente son las disponibilidades transitorias. Utilizar el dinero disponible así sea por un corto período puede generar excedentes no contemplados.

https://www.iprofesional.com

BANER-ABAJO-NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *