Vaca Muerta: cómo beneficia a las Pymes el Compre Neuquino?

BANER-ARRIBA-NOTA
Fly_728x90

Con la ley Provincial 3032, Neuquén busca proteger y garantizar el desarrollo de las empresas de servicios locales. Apuntan a mejorar la competitividad del empresariado.

Por Matías Del Pozzi – Las empresas internacionales concentran los servicios de subsuelo para la industria. Son los más caros.

La ley de compre neuquino se estableció con el objetivo de garantizar el desarrollo de las pymes locales ante el avance de los desarrollos de la Cuenca Neuquina. Se buscaba saber qué tipo de servicios y productos se contrataban para potenciar empresas que cumplieran con las necesidades de la industria.

Sin embargo, la ley 2755, con la que se dieron los primeros pasos en 2011, proponía una serie de exigencias tanto para las pymes como para las operadoras que no tuvieron la recepción esperada. Por eso la reglamentación se modificó en 2012 primero, cuando se estableció al Centro PyME-Adeneu como autoridad de aplicación y luego en 2016 se publicó la ley 3032 que es la que reemplazó a la primera y todavía tiene vigencia.

El gerente general del Centro PyME-Adeneu, Julián Cervera, expresó en diálogo con Energía On que la ley no la usan como un fin, sino “como un medio” para tener una radiografía del sector productivo y avanzar estratégicamente con el acompañamiento.

En números

3 años

móviles es el tiempo mínimo de operación en Neuquén que necesita una empresa para acceder al certificado.

Actualmente son entre 100 y 120 las empresas que cuentan con el certificado de Empresa Neuquina. Varían porque tiene vigencia de un año y para obtenerlo deben someterse a una auditoria por parte de la autoridad de aplicación que le brinda garantías a las operadoras de que se trata de una firma que cuenta con el visto bueno para operar.

«La ley no la usamos como un fin, sino como un medio. Está orientado a diversificar la matriz productiva de la provincia”.

Uno de los puntos que sobresale de la ley vigente es que las firmas que tienen el certificado se les otorga una suerte de preferencia a la hora de participar de rondas licitatorias. Esto significa que, si sus ofertas económicas son hasta un 7% más caras que las de una firma que no tiene el certificado, tienen la opción de igualar la oferta y hacerse con el contrato.

En números

120

es la cantidad de empresas que tienen el certificado. El número no baja de 100, varía según las renovaciones anuales.

Otro de los beneficios para los empresarios locales es que el centro Pyme les envía información sobre dónde están los hot spots del momento. Arman reuniones con las operadoras que tienen desarrollos fuertes y con los referentes de compras de las empresas locales para hacerles llegar carpetas y establecer contactos.

Nosotros les pedimos a las operadoras que nos digan en qué son caros los servicios neuquinos, para trabajar en hacer nuestras empresas más competitivas. No priorizamos ni obligamos a que contraten más caro”, precisó.

En números

12.000

pymes hay en Neuquén según la institución. Sin embargo, la mayoría está registrada en la ciudad y provincia de Buenos Aires.

Las capacitaciones que les brinda el Centro Pyme a las empresas certificadas se desprenden de las necesidades que detectan cuando hacen las auditorias. En algunos casos registraron que las firmas “flaqueaban” en cuestiones financieras y de seguridad.

Para avanzar sobre nuevas tecnologías también organizan viajes a Houston para participar de la OTC (Offshore Technology Conference, por sus siglas en ingles), uno de las eventos de la industria más importantes. En paralelo, promueven contactos con el IAPG Houston y la Cámara Argentina de Comercio.

Costo para las empresas

Cuando la autoridad de aplicación arrancó con las capacitaciones se hacía cargo del 50% del costo total del curso mientras que el otro 50% quedaba a cuenta de la empresa. El objetivo era ayudar a las compañías locales porque según sus estudios estaban “bastante flojas” en diversos puntos. De otra manera la afluencia de participantes hubiera sido menor.

Desde el año pasado empezaron a funcionar de otra manera. El centro pyme pone los consultores que hacen trabajos por 6 meses y una vez que culminan y las empresas obtienen los certificados, comienzan a devolver el dinero. “Nosotros financiamos y pasamos el dinero luego. No nos quedamos con ninguna tarifa”, aseguró.

Rubros que hay y que faltan

En la Cuenca Neuquina hay un amplio abanico de empresas de servicio que concentran sus actividades en tareas de superficie. Hay gran cantidad de firmas que se dedican a la obra civil, metalmecánica, electromontaje, transporte y catering. También hoy otro número importante de empresas de consultoría.

El gran faltante son empresas de servicio que se dediquen a tareas de subsuelo –es lógico si se tiene en cuenta que son las tareas que requieren más equipamiento, financiamiento y actualmente está concentrando en empresas multinacionales–.

El problema que aparece en paralelo es que las empresas de servicios foráneas que operan en la formación obtienen ganancias altas en servicios como fractura, lo que les permite tasar otros servicios al costo y esto “impacta en gran medida” a las firmas locales que buscan competir.

Sobre esto el gerente general del Centro Pyme expresó: “El objetivo es lograr que se puedan abrir los contratos y las empresas que vienen trabajando bien tengan el mismo tratamiento que las multinacionales”.

La mirada desde adentro

Acorde a las operadoras que consultó Energía On la ley de compre neuquino es una buena iniciativa para proteger las empresas locales, pero “no debería ser la única alternativa”. Señalaron que hay algunos servicios que no se consiguen en la zona y los requisitos para ser radicarse y obtener el certificado son muy exigentes.

Desde una productora con presencia en Vaca Muerta remarcaron: “Es una ley que debería ser acompañada con otras que fomenten la radiación de empresas o la creación de empresas nuevas”.

Los requisitos antes y después de la modificación de la ley

Cuando se sancionó la Ley 2755 no solo la autoridad de aplicación era la secretaría de Recursos Naturales y Servicios Públicos, sino que las condiciones que reglamentaba eran bastante más exigentes que cuando se la modificó en 2016.

En aquel momento, si una empresa local tenía por igual servicio un costo mayor a la mejor oferta de hasta un 7% se le obligaba a la empresa contratante a que firmara con la empresa local. En otras palabras, se las obligaba a pagar servicios más caros. El argumento era que el costo de vida, de servicios y de mano de obra era más caro que en el resto del país.

Este punto les pegaba directamente a las operadoras o a las empresas de servicio grandes que subcontrataban y generó un fuerte “ruido” en la industria, incluso varias productoras plantaron en los juzgados federales un descargo, para no adherirse a la ley porque “violaba a la propiedad privada”.

Pero algunas empresas locales también se mostraron contra a la Ley 2755 y es que entre los requisitos para obtener el certificado de compre neuquino figuraba que debían tener una antigüedad igual o mayor a cinco años de sancionada la ley, lo que dejaba a varias compañías fuera. Con la modificación de la ley se bajó a tres años móviles.

También se les exigía a las empresas tener un capital accionario local mayor al 70% cuando con el 51% es suficiente para tener mayoría a la hora de tomar decisiones por lo que también se resolvió bajarlo.

A través las modificaciones se logró pasar de entre 50 y 60 empresas certificadas a un máximo de 120. Aún hay un gran porcentaje que están fuera porque llegaron por el auge de los no convencionales, pero desde la autoridad de aplicación se comenzó a trabajar para poder sumarlas.

Apuntan contra las empresas golondrinas por desconocer el mercado

En la misma línea que varios sectores del gobierno provincial, el sindicato de Petroleros Privados y desde la Federación de Cámaras de Energía de Neuquén (Fecene), desde el Centro Pyme también apuntaron contra las empresas de otras provincias que buscan desembarcar en la Cuenca Neuquina para brindar servicios petroleros.

Uno de los principales argumentos es que el modelo golondrina rompe con los esquemas que impulsan desde el Provincia y sus instituciones para potenciar y regular el crecimiento de las compañías que sí están instaladas en Neuquén.

Nosotros en eso somos bien críticos. No queremos empresas golondrinas”, advirtió el gerente general del Centro PyME-Adeneu, Julián Cervera. Expresó que en la provincia hay casos “interesantes” de empresarios líderes, que innovan, conocen la tecnología con la que se trabaja y apuestan a desarrollarse en Neuquén.

Argumentó que este tipo de empresas desconoce cómo son las condiciones de trabajo, cómo relacionarse con el sindicato y cuándo se presentan a una licitación van con presupuestos más bajos que luego no pueden sostener. Al entrar con una tarifa más baja “rompen el mercado” y luego deben sentarse a renegociar con las operadoras para poder continuar con un servicio que a fin de cuentas es poco competitivo.

El mercado establece ciertos parámetros y se fijan siempre tarifas en esos niveles, entonces vienen estas empresas que no conocen como se opera acá y pasan estas cosas”, concluyó Cervera.

https://www.rionegro.com.ar

BANER-ABAJO-NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *