Que pasó en el 2019 en las áreas más fuertes de Vaca Muerta

BANER-ARRIBA-NOTA
Fly_728x90

La mayoría de los once bloques en desarrollo masivo de Vaca Muerta incrementó su producción, en especial en petróleo. YPF sumó 11.000 barriles por día, pero no alcanzó las metas fijadas previamente.

Por Victoria Terzaghi – El mayor movimiento en el 2019 se dio en los bloques orientados al petróleo pero también fueron los más afectados por la crisis.

El 2019 fue, sin dudas, un año de contrastes. Comenzó con una brillante proyección pero terminó sin recuperarse del porrazo que en agosto le imprimieron al sector hidrocarburífero las elecciones primarias PASO y la crisis abierta al día siguiente.

Dentro de la industria petrolera, las mayores expectativas estuvieron puestas en el desarrollo de Vaca Muerta, en especial de las áreas que ya se encuentran en desarrollo masivo o intensivo y, a partir de las cuales, se pronosticaba que el 2019 sería el año del despegue de la formación.

En total son once los bloques o áreas de Vaca Muerta que pueden ser considerados dentro de este segmento fuerte de los desarrollos masivos. Son aquellas áreas en las que las empresas pasaron a una fase de actividad plena, despejada ya la variable de estudiar el potencial del subsuelo.

De este total, ocho bloques están centrados en la búsqueda de petróleo y tres en gas, un claro reflejo del giro de timón que a fines del 2018 resolvieron las operadoras ante la crisis del mercado el gas que se agudizó con el recorte de la Resolución 46, de incentivos a la producción.

YPF fue la firma más activa en el 2019. Su clúster de tres áreas petroleras formado por Loma Campana, La Amarga Chica y Bandurria Sur, generó un salto en la producción de 11.257 barriles adicionales entre diciembre de 2018 y el mes pasado.

La petrolera de bandera nacional puso en producción 19 nuevos pozos en los últimos dos bloques y elevó el total de su producción de 56.367 barriles por día a 67.624, un incremento interanual del 20%.

Si bien, estos valores implican que más de la mitad de los barriles que se extraen en Vaca Muerta corresponden a YPF y sus socios, el crecimiento no llegó a las metas que la operadora se había fijado para el 2019.

El caso más destacado fue el de La Amarga Chica en donde la producción creció un 69,9% en el año y pasó de 10.057 barriles en diciembre de 2018 a 17.088 en el mismo mes del año pasado. Si bien los guarismo son excelentes, YPF había fijado la vara aún más alta y esperaba cerrar el 2019 con 20.000 barriles diarios.

En números

11

son las áreas en desarrollo masivo, ocho orientadas al petróleo y 3 al gas.

En Bandurria Sur –en una fase de predesarrollo– el incremento interanual fue del 54,8%, y se pasó de generar 4.298 barriles por día a 6.654. Esta nueva producción hace que el bloque sea el tercer mayor productor de Vaca Muerta, desplazando de ese lugar a Bajada del Palo Oeste de Vista Oil&Gas. Esto le otorga a YPF un privilegio digno del automovilismo, con el 1, 2, 3 del podio de áreas petroleras en su poder.

Pero nuevamente la meta para el 2019 era superior, dado que la firma que ahora conduce Guillermo Nielsen, había anunciado que esperaba cerrar el año con 10.000 barriles por día desde ese bloque.

Loma Campana es el gran desarrollo de YPF, no sólo en Vaca Muerta, sino en el país, aunque el bloque fue el que menor evolución tuvo en el 2019, con apenas un 4,45% de incremento interanual.

El área pasó de producir 42.012 barriles por día en diciembre de 2018 a 43.882 en el mismo mes del año pasado y quedó lejos de la proyección que se había hecho para el bloque de alcanzar los 50.000 barriles por día.

Así y todo, casi uno de cada cinco barriles de petróleo que produce YPF en los más de cien yacimientos que posee en todo el país, provienen solo de uno, de Loma Campana.

Shell Argentina

La angloholandesa Shell es la firma que posee otro grupo de áreas en desarrollo masivo. Se trata de Coirón Amargo Sur Oeste (CASO), Sierras Blancas y Cruz de Lorena, todos bloques orientados a la producción de petróleo.

Sierras Blancas es el área que se llevó los laureles en lo que hace al incremento de su producción, pues al pasar de 1.056 barriles por día a 4.189, marcó una variación interanual del 296%.

En este bloque se sumaron 10 pozos en producción en el año, la mayor parte de los 13 que anexó Shell en estos tres bloques. Los restantes 3 nuevos pozos correspondieron a Coirón Amargo, en donde el incremento interanual fue del 139,4%, y llevó la producción de apenas 489 barriles por día a más de 1.170.

En Cruz de Lorena el año fue negativo, pues al no conectarse nuevos pozos la producción cayó un 46,6%, de 2.260 a 1.206 barriles por día. Esto se debió a una limitación en la infraestructura de evacuación, tanto interna como externa, que impidió conectar nuevos pozos. Un impedimento por el cual ya hay obras en marcha, como la central de producción que se espera inaugurar a fines de este año.

El balance global de las áreas en desarrollo masivo de Shell en Vaca Muerta, refleja un incremento en la producción del 72,5%, y la generación de 2.761 barriles más por día.

ExxonMobil

ExxonMobil pasó a principios de año el bloque Bajo del Choique -La Invernada a la fase de actividad masiva y logró en el año un incremento en la producción del 147,4%.

Lo más llamativo es que en los últimos meses del 2019 la firma desconectó varios de sus pozos para realizar trabajos en ductos y plantas de tratamiento y recién entre este mes y el siguiente conectará la totalidad de los pozos que posee, con lo cual se espera un nuevo salto en su producción.

Vista Oil&Gas

El desarrollo del bloque Bajada del Palo Oeste, de Vista Oil&Gas tiene un análisis parcial, dado que sus primeros pozos se conectaron en abril del año pasado. En total la firma que conduce Miguel Galuccio incorporó 8 pozos y alcanzó en diciembre una producción de 6.323 barriles por día, ubicándola como la cuarta área que más petróleo produce en Vaca Muerta.

Si bien los términos porcentuales tienen amplias variaciones, fue YPF la compañía que alcanzó la mayor evolución en lo que se refiere al incremento de la cantidad de barriles producidos, al punto que sus nuevos 11.000 barriles por día superan incluso a la producción total de la cuarta área más importante del rubro en Vaca Muerta.

La evolución de un año complicado para el shale gas

El análisis de la evolución de los yacimientos en desarrollo masivo que están orientados a la producción de gas no puede ser equiparado al de los bloques orientados a petróleo.

Si bien el mayor potencial de Vaca Muerta está en la producción de gas, los volúmenes producidos por las diversas empresas durante el 2019 respondieron mucho más a las ventas que cada firma logró pactar, que al verdadero potencial de las áreas.

En la comparación entre diciembre de 2018 y diciembre de 2019 se evidencian diversas tendencias entre las empresas. YPF posee en la fase de desarrollo masivo el área El Orejano, el primer desarrollo intensivo en shale gas de Vaca Muerta.

El dato

113.000

barriles de petróleo no convencional se bombearon en diciembre. Es el nuevo récord de la formación.

La firma tuvo el mes pasado una caída del 28,9% en comparación con 2018, pues pasó de producir –o vender– 4,5 millones de metros cúbicos por día, a 3,2.

La gran apuesta de Tecpetrol a Vaca Muerta es Fortín de Piedra, el principal bloque productor de gas de la formación. Pese a sus grandes volúmenes, el área cayó un 30,8% su generación en diciembre pasado, pues produjo 9,4 millones de metros cúbicos por día, mientras un año atrás la colocación había llegado a los 13,7 millones de metros cúbicos diarios.

El bloque tuvo un avance importante en lo que hace a nuevos pozos, pues incorporó 13 nuevas perforaciones, aunque en diciembre pasado el paro transitorio por baja demanda hacía que la mayoría estuvieran parados, dado que tuvo 39 en producción, 40 parados y los restantes sin aún ser conectados.

En el año

14

nuevos pozos incorporó Total Austral en su desarrollo masivo en el área Aguada Pichana Este (APE).

La francesa Total Austral fue la única firma que logró que en gas el año cierre con datos positivos. En la comparación entre diciembre del 2018 y el mismo mes del año pasado, el área Aguada Pichana Este (APE) incrementó un 5,9% su producción, al pasar de 8,3 millones de metros cúbicos por día a 8,9.

Este incremento corresponde al primer año de desarrollo masivo del bloque, en donde la firma incorporó 14 nuevos pozos.

https://www.rionegro.com.ar

BANER-ABAJO-NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *