Lucchelli, nuevo subsecretario de Ambiente: “Debe existir un equilibrio”

lucchelli

Hay que convocar a los sectores importantes, y entender que debe existir un equilibrio entre lo económico, lo social y ambiental.

Juan de Dios Lucchelli, nuevo subsecretario de Ambiente, busca vincular ambiente, economía y sociedad.

Por Lorena Vincenty – El nuevo subsecretario de Ambiente, Juan de Dios Lucchelli, se dispone para su primer entrevista en la oficina del ministro de Seguridad, Trabajo y Ambiente, Jorge Lara. Pese a que “tiene cosas que hacer”, Lara seguirá el diálogo como un sabueso: “Hace sólo una semana tomó el cargo”, dice y aclara que estará presente “para colaborar con Juan”. No da alternativas.

Cuando puede hablar, Lucchelli recorre el camino por el que llegó a Ambiente, tras la salida de Ricardo Esquivel. En el 2003 vino de la provincia desde Buenos Aires a trabajar en Skanska. Por 11 años pasó por diferentes puestos y allí conoció a una neuquina con la que se casó y tuvo dos hijos. En el 2012 ingresó en GyP. “Dije, es un mix: se rige por lo privado, pero el Estado es accionista. Ese fue el primer acercamiento a ser funcionario”, contó. En la petrolera provincial, desde la Gerencia de Calidad, Seguridad y Ambiente, se relacionó con algunos de los actores más importantes de la industria hidrocarburífera.

P-¿Qué ejes fijará para su gestión?

R- Es claro que la problemática ambiental es también social. La comunidad neuquina viene madurando y los temas ambientales se tratan en los cafés, las sobremesas. Hay que convocar a los sectores importantes, y entender que debe existir un equilibrio entre lo económico, lo social y ambiental.

P- ¿Cuál es el principal desafío?

R- La transversalidad. Cuando miramos la subsecretaría desde afuera sólo vemos el hidrocarburo, pero cuando tenés una responsabilidad como la mía ves la complejidad. Hay que saber interpretar y escuchar los distintos actores, para tomar decisiones, siempre en pos del bien común.

P- ¿En qué estado recibió la subsecretaría?

R- Con lo primero que me encuentro es con un buen marco legal, con la ley general de ambiente ligada a la Nación. Y también con un gran equipo, de elite, con experiencia y un buen manejo de todo lo técnico.

P- El desarrollo no convencional llegó atado a la palabra “contaminación” y el Estado y las empresas prometieron que no sería así. ¿Cómo toma esa responsabilidad?

R- Cuando uno ingresa con conocimientos de hidrocarburos se encuentra con un abanico de cosas. La estimulación hidráulica es un desafío. En lo técnico es difícil comunicar los controles. Hay que estar encima y gran parte de la subsecretaría trabaja sobre el control hidrocarburífero, pero hay buenas señales. Muchas compañías están haciendo bien las cosas.

P- Las plantas de tratamiento de pasivos vienen con algunos conflictos, ¿cómo los interpreta?

R- Está el marco normativo. El director del área en estos días me pasará el estado de cada una de las plantas. Vamos a trabajar con cada una. Tenemos la de Huincul, que es un caso particular, porque está clausurada. Comarsa está en pleno traslado. Cualquier persona que trabaje en medio ambiente y entienda que tiene que ver con un partido político va al fracaso. Entiendo que la gente lo que valora y necesita es la solución. Yo respondo a un ministro y a un gobernador, pero tengo una responsabilidad común.

P-¿Cómo hará para que lo económico no esté por encima de lo ambiental?

R- Trabajo participativamente.

Cuando hablás con las operadoras advertís que tienen un concepto incorporado del cuidado del ambiente. Algo importante es que trabajamos en equipo, la autoridad de aplicación es parte y vamos a acompañar siempre el desarrollo, pero nosotros controlamos. Eso quedará claro, esa función se me delegó y eso quiero de mi gestión.

P-¿Siente que tiene el poder para hacerlo?

R- Omar Gutiérrez me pidió que ponga cada cosa en su lugar. Todavía no conozco cómo se viene trabajando, pero somos la autoridad de aplicación y quienes definimos. El gobernador nos pidió un plan de trabajo. Soy joven y tengo empuje, lo que quiero es que mi gestión no pase inadvertida.

El funcionario cree que la fractura hidráulica es “un desafío” pero confía en los controles a implementar.

Asegura que el área tiene buenos profesionales y un completo marco legal para aplicar.

Perfil

Viene de la industria

Nombre Juan de Dios Lucchelli

Edad 36 años

Formación Licenciado en seguridad e higiene. En España se especializó en Medio Ambiente, seguridad y calidad. Hoy estudia Abogacía.

Río Negro