En un sobre secreto, el Gobierno fijará precios tope para la energía renovable

Energías_renovables

En rigor, se apunta a sumar 600 Mw por medio de parques eólicos, 300 Mw con plantas solares; 65 vía proyectos de biomasa; 20 Mw con microcentrales hidroeléctricas (hasta 50 Mw de potencia); y 15 Mw con biogás.

Por Nicolas Gandini – El Ministerio de Energía que dirige Juan José Aranguren publicó hoy la resolución 136 con el pliego definitivo de la licitación pública e internacional con la que el Gobierno apunta a lograr inversiones para instalar 1000 megawatt (Mw) con fuentes alternativas de generación. En rigor, se apunta a sumar 600 Mw por medio de parques eólicos, 300 Mw con plantas solares; 65 vía proyectos de biomasa; 20 Mw con microcentrales hidroeléctricas (hasta 50 Mw de potencia); y 15 Mw con biogás.

Concretamente, hoy se dieron a conocer tres documentos: a) la versión final del pliego licitatorio; b) el ‘Contrato de abastecimiento de energía eléctrica renovable’, que cada empresa desarrolladora (que está a cargo de la inversión) firmará con Cammesa, la compañía mixta que administra el mercado mayorista (MEM), que adquirirá la energía producida en los proyectos de energías renovables que se adjudiquen; y c) la Carta de adhesión al Foder, el fondo fiduciario que pagará a las empresas ganadoras a medida que se vayan construyendo las obras, que deberán estar inauguradas a más tardar dos años después de la firma del contrato de compraventa de energía.

A partir de la incorporación de los 1000 Mw que se adjudicarán el 12 de octubre (según lo dispuesto en el cronograma oficial), el Gobierno aspira a alcanzar una participación de las energías renovables del 4,5% en la matriz energética (hoy es del 1,9% con una potencia instalada de cerca de 800 Mw, de los cuales cerca de 500 Mw son pequeñas centrales hidroeléctricas).

En un encuentro con periodistas realizado ayer en el Ministerio de Energía, Sebastián Kind, subsecretario de Energías Renovables, y Mauro Soares, director nacional de Energías Renovables, explicaron los puntos más salientes de los documentos presentados hoy en el Boletín Oficial.

Entre las claves más salientes del proceso licitatorio se destacan:

La fecha de presentación de ofertas técnicas y económicas de los interesados se pasó del 22 de agosto al 5 de octubre. La calificación de las ofertas técnicas (Sobre A) se dará a conocer el 6 de septiembre y la apertura del Sobre B (económicas) está prevista para el 7 de octubre.

Al momento en que los interesados presenten el sobre con las propuestas económicas, el Ministerio de Energía presentará en un sobre lacrado un esquema de precios tope para cada tecnología. Serán los precios máximos que el Estado estará dispuesto a pagar. Los precios permanecerán en secreto hasta el 7 de octubre, fecha de apertura de las ofertas. Es una jugada interesante porque pondrá de manifiesto la capacidad de taiming, anticipación y conocimiento del mercado de la Subsecretaría de Energías Renovables. De colocar un valor de corte demasiado bajo pondría en riesgo la posibilidad de cubrir el cupo de 1000 Mw previsto en la licitación. El Gobierno espera recibir ofertas entre 40 y 100 dólares por Mw instalado (en función de cada tecnología), según precisó Kind.

Se ofrecerá un componente fiscal del 20% de la carga impositiva final para los proyectos que posean entre un 30% y un 60% de componentes nacionales.

Se establecerá un Orden de mérito de los proyectos en función del porcentaje de ‘Componente local’ que presenten. Ese ranking se utilizará para desempatar la licitación entre dos o más proyectos que ofrezcan el mismo precio (con una diferencia de +/- 3%). Se tomará en cuenta el valor de la energía ajustada por el factor de pérdida de conexión a la red.

El ranking de ‘Componente local’ también se utilizará para bonificar a las empresas desarrolladoras en relación con el valor de la garantía del Banco Mundial. El pliego prevé tres instancias para garantizar el repago de la inversión. 1) Un aforo líquido del Tesoro en el Foder (que este año cuenta con recursos por $ 6000 millones). 2) Bonos de deuda del Tesoro Nacional. 3) Una garantía del Banco Mundial que se gatillará si fallan las dos instancias previas. Para acceder a esta tercer garantía, las empresas privadas deberán contratar un seguro con la entidad multilateral. El Gobierno argentino ofrecerá una bonificación (por medio de un subsidio) para cubrir esa garantía. La subvención será más alta cuanto mayor sea el porcentaje de tecnología local en el proyecto de generación renovable.

El valor del pliego asciende a los $ 150.000. En caso que un desarrollador no pase el Sobre B (de ofertas económicas) se le devolverá el dinero.

Con esta primera licitación se esperan conseguir inversiones por entre 1500 y 1800 millones de dólares, que generarán cerca de 8000 empleos, según datos de Energía.

Los proyectos de energía renovable deben estar operativos en un plazo máximo de dos años, pero el pliego prevé un esquema de incentivos según el cual los desarrolladores recibirán un precio-plus (una mejora del valor que reciben) cuánto más rápido logren inyectar energía en el sistema. Los contratos (PPA’s) firmados con Cammesa tendrán una duración de 20 años y sus precios están expresados en dólares.

Se flexibilizarán las condiciones de oferta para favorecer una mayor participación de jugadores en la licitación. En total, durante la instancia de preguntas relativas al pre-pliego, más de 100 empresas presentaron consultas. En base a eso, se decidió bajar la cláusula referida al patrimonio neto que debe demostrar cada oferente, que bajó de 500.000 dólares por Mw a US$ 200.000. En tanto que la garantía de mantenimiento de oferta se redujo de 200.000 a 50.000 dólares.

La entrada en operación de plantas de generación renovable por 1000 Mw de potencia permitirán reducir emisiones de gases de efecto invernadero por casi 2 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2), el equivalente a los gases tóxicos que producen 900.000 autos por año.

El Inversor online