El precio criollo al brent frenó las fracturas

BANER-ARRIBA-NOTA
Fly_728x90

La medida que tomó el gobierno nacional impactó en una menor actividad en los pozos horizontales. En septiembre fueron casi 200 menos que un mes antes.

Fernando Castro – La baja del precio del crudo y la incertidumbre sobre la política energética ya se trasladó al fracking. En septiembre, hubo unas 200 etapas de fractura menos que un mes antes antes. La estadística habla a las claras de una desaceleración en los pozos perforados en Vaca Muerta.

El dato corresponde al último informe que hizo la empresa NCS Multistage, que releva la cantidad de etapas de fractura que hacen todas las empresas con áreas en la formación shale.

De acuerdo a la información, en septiembre hubo unas 500 etapas de fractura en todos los pozos realizados en el shale neuquina.

En agosto, todas las petroleras habían totalizado casi 700, en un contexto en el que todavía no se trasladaba al número el nuevo escenario para la industria.

En los datos se nota claramente la baja en el nivel de actividad, en un contexto en el que YPF sigue encabezando la cantidad de etapas concretadas.

Lo que se ve al analizar los datos es una baja en el nivel de actividad de algunas empresas, algo que está vinculado al contexto de la industria”, señaló Luciano Fucello, country manager de NCS Multistalage. “Pareciera ser que algunas compañías están esperando a ver cómo se define el actual escenario antes de seguir con sus planes de desarrollo”, sostuvo.

Tal como lo informó +e, hay otro dato que también da un indicador de la baja en el nivel de actividad. En la Cuenca Neuquina hay nueve equipos perforadores menos que antes de la intervención del precio del crudo, una medida que el gobierno nacional argumentó que tomó para evitar un incremento de los combustibles y el posterior traslado a precios.

De acuerdo a los datos recopilado por la firma, las casi 500 etapas de fractura de septiembre son el segundo marcador más bajo de 2019 luego del de febrero.

Las fracturas son el indicador del nivel de productividad en los no convencionales, de la mano de los pozos de rama horizontal cada vez más largos, que posibilitaron un incremento de la actividad de los sets de fractura, algo que elevó la productividad por pozo.

Sin embargo, en la estadística que corresponde a septiembre, se observa la incidencia de las últimas medidas políticas para el sector y la falta de definiciones sobre el futuro, en medio del camino hacia las elecciones presidenciales de octubre.

Las empresas que habían acelerado en el crudo, ahora sacan la calculadora y esperan por las definiciones.

En cuanto al gas, acaba de culminar la temporada de mayor consumo interno. Y ante la falta de mercados, por ahora las empresas buscan un mayor grado de certezas a la hora de seguir invirtiendo.

BANER-ABAJO-NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *